Salud Belleza Dietas Recetas Ser Madre Actualidad

Rituales Mágicos
Nueva web site en la que encontrarás tus rituales mágicos.
CONOCE Y REALIZA TU RITUAL MÁGICO PARA ESTAS NAVIDADES Y EL PRÓXIMO AÑO.
Accede a Rituales
Accede a los enlaces recomendados de EstarSana.com

¿Envidia sana?
En ocasiones sientes envidia de alguien porque admiras sus virtudes, su suerte o lo bien que sabe desenvolverse en la vida.

Mia Revista

La envidia suele definirse como la tristeza por el bien ajeno; un sentimiento desagradable que se produce al percibir en otro algo que se desea y que dificulta el desarrollo del que lo sufre y sus relaciones con los demás.

Se mezclan emociones contradictorias, como por ejemplo, el deseo de tener lo que el otro posee, la admiración por lo que otro ha conseguido, el dolor por no tenerlo o la indignación por no entender a qué se deben esas diferencias.

Se pueden distinguir claramente dos tipos de envidia:

-La sana, que es el deseo doloroso que experimentas al ver que alguien posee algo que quieres, pero con admiración y respeto, anhelando ese bien para ti pero sin desearle mal alguno. Este sentimiento no es malo, es absolutamente normal y la parte positiva es que puede servirte de impulso para superarte y conseguir lo que deseas. Puedes extraer algo positivo de la comparación con los demás. La palabra clave sería aprendizaje.

La envidia es adaptativa cuando éste sentimiento te induce a una acción o a un intento de mejorar, pero si permaneces pasivo ante la aparición de esta emoción, te destruye y anula la posibilidad de ser feliz con lo que posees.

-La descontrolada y dañina, que te lleva a actuar de mala fe, impulsada por el deseo de destruir con difamaciones y chismes sin fundamento la buena fama de quien te recuerda aquello de lo que careces. Demasiadas veces te comparas con los demás y envidias lo que ellos disfrutan, sin tener en cuenta que todos deseamos lo mismo y que has de medir tus logros de acuerdo a tus posibilidades y esfuerzos, tratando de luchar por conseguir lo que anhelas sin compararte con los demás, sobre todo valorando lo que tienes.

Factores que la potencian

-Individuales:

-Insatisfacción, baja autoestima, inseguridad, escasa valoración de uno mismo y poca confianza en las capacidades.
-Personas egocéntricas, vanidosas, ambiciosas y narcisistas.
-Individuos con miedos.
-Personas indecisas y dubitativas. Sociales y culturales:
-La competitividad en el trabajo, la familia o entre los amigos. En estos ambientes se te compara constantemente con los demás y se priorizan los logros personales.

-El consumismo:

-Los medios de comunicación trasmiten estereotipos relacionados con la felicidad. Se emplea la envidia como motivador para incitar al consumo.

Consejos para manejarla:

-Acepta la envidia como una emoción natural y universal que no tiene connotaciones negativas.

-Estimula la empatía o capacidad de ponerte en el lugar del otro.

-Favorece la confianza desarrollando modelos positivos en las relaciones sociales.

-Ajusta tus deseos y expectativas a tus capacidades y posibilidades. Hay muchos factores que tienes que tener en cuenta cuando te compares con los demás: apoyo familiar, social, estado anímico, situación económica, experiencias pasadas, prioridades vitales...

-Aprende a disfrutar de lo que tienes. Practica la contemplación y el redescubrimiento gozoso de todo lo que te rodea.

-Realiza una valoración de lo que eres y lo que aspiras a ser. Y todo ello debes hacerlo partiendo de tus percepciones y perspectivas de futuro.

-Relativiza el éxito propio, no lo magnifiques. Y, si es posible, tómalo incluso un poco en broma.

-Lucha contra los comportamientos (aislamiento, pasividad...) o emociones (hostilidad, ira, tristeza...) que pueden llegar a ocasionar la envidia.

-Reconoce que es normal que algunas situaciones o personas te provoquen envidia. Si niegas o rechazas su existencia, ésta emoción busca otras formas de expresión negativas como frustración, angustia, rabia, dolor, etc, y pueden llevarte a conductas de imitación grotescas.

-Evita excesivas e innecesarias comparaciones durante la infancia y procura reforzar y valorar los puntos fuertes de cada niño.

-Trata que la educación de los niños potencie un talante más solidario y abierto, que estimule el alegrarse del bien ajeno.


Añadir a favoritos el portal Estar Sana | Recomienda Estar Sana a tus amistades | Date de alta en el servicio de envio de noticias de Estar Sana
Copyright © 2006 Estarsana.com. Todos los derechos reservados.

contacto - datos identificativos - aviso legal - publicidad